Conociendo a Juan Gil Family Wines en Jumilla, Murcia

Esta vez visitamos la región vinícola de Jumilla en Murcia, suroeste de España, donde María Dugnol de Gil Family Estates nos da la bienvenida y nos cuenta sobre los más de 100 años de historia de la bodega familiar Juan Gil, que ahora tiene fincas en diez regiones españolas con D.O. Con una apuesta por las viñas viejas y el especial "terroir" de los vinos, ya sea de Campo de Borja, del Montsant catalán, Calatayud, Toro o blancos de las Rías Baixas gallegas, y un claro objetivo hacia la producción 100% ecológica. Miguel y Ángel, de la familia Gil Vera, son la quinta generación al frente de Gil Family Estates, en la que participan un total de nueve hermanos.

Pregunta: La región vitivinícola D.O. Jumilla ha experimentado un rápido aumento de popularidad en la última década, y se está dando a conocer internacionalmente, junto a las famosas regiones españolas del Duero y Rioja, lo que también se debe a la familia Gil-Vera.

Respuesta: Hace medio siglo, el vino de Jumilla se vendía casi exclusivamente por piezas. Eran vinos de uso cotidiano, para comer, y muchos productores no se molestaban en ponerles una etiqueta. La región vinícola de la D.O. tiene historia, y la viticultura aquí aún más. En Gil Family Estates, la tradición se remonta al bisabuelo de la actual generación, Juan Gil Jiménez, y al año 1916. Todavía trabajando en una cantera, decidió dedicarse a la agricultura para elevar la calidad de vida de su familia y compró sus primeros viñedos y plantó sus primeras cepas, entre otros productos agrícolas. Con la cuarta generación, la actual, al frente, profesionalizaron la producción, la comercialización y, sobre todo, la exportación. Su padre, desgraciadamente, falleció a una edad temprana, y los hermanos, siete hermanos, el menor de ellos con menos de diez años, tuvieron que seguir con el negocio junto a su madre. La madre estaba convencida de que los hijos debían encontrar su propio camino y estudiar lo que les apeteciera. Porque ella sabía que la viticultura es un campo muy sacrificado. Es un trabajo duro, para la espalda y en general. Y dependemos mucho de las lluvias en la región de Levante. Algunos estudiaron economía, otros se hicieron médicos y Miguel, en cierto modo la figura central del clan familiar Gil, estudió ingeniería aeronáutica. Y trabajó en Airbus, en Sevilla. Hasta que decidió que quería volver con su familia a su casa, a Jumilla. Su padre dedicó su vida al vino, y él finalmente quiso hacer lo mismo.

Pregunta: ¿Cuántos de los nueve hermanos y hermanas, incluidos los matrimoniales, trabajan actualmente en Gil Family Estates?

Respuesta: De una forma u otra todos están involucrados en el negocio. Pero sólo Miguel Gil y Ángel Gil trabajan a tiempo completo, Miguel es el ingeniero aeronáutico que he mencionado al principio. Ángel se encarga de la parte financiera del negocio. Cuando regresó a Jumilla, primero trabajó como ingeniero en diferentes empresas antes de dedicarse exclusivamente a la viticultura, eso fue alrededor del año 2000 y 2001. Habló con sus hermanos y juntos decidieron comprar la bodega familiar y ponerla en marcha de nuevo. Empezaron con, si se quiere, cuatro zonas vitícolas y media (risas), y una infraestructura muy rudimentaria. Pero conocían la región, sus peculiaridades y tenían conocimientos sobre la viticultura de aquí.

Pregunta: Desde entonces, Gil Family Estates, en Jumilla, pero también en otras regiones vitivinícolas de España, excelentes y no tan conocidas, no ha dejado de crecer...

Respuesta: Sí, porque desde hace 21 años seguimos la premisa de volver a invertir los beneficios en la producción y comprar más bodegas. Nos centramos siempre en las viñas viejas que no necesitan riego artificial porque están muy arraigadas. Además, las variedades de uva autóctonas y autóctonas son importantes para nosotros en Gil Family Estates, y esto en regiones vinícolas con D.O. que están entre las más prometedoras de España. Nuestro objetivo es siempre ofrecer a nuestros consumidores vinos que tengan un carácter distinto, un "terroir" como se dice, que sea único, también por las viñas viejas y los suelos. Y todo ello a un precio asequible para todos los bolsillos, y con una relación calidad-precio y calidad superior que convence a ambas partes.

Pregunta: ¿Cómo se llega a las zonas vitivinícolas de decenas de regiones españolas con denominación de origen, desde el Montsant catalán hasta Calatayud (Aragón) y las Rías Baixas en Galicia?

Respuesta: No es tan difícil, porque los viñedos y las zonas vitivinícolas antiguas son sencillamente familiares, y muy a menudo ocurre que la generación más joven no quiere continuar con ellos. El trabajo de la viticultura y la agricultura es duro, y nosotros compramos las antiguas propiedades familiares. Esto es un alivio para muchos porque también continuamos su trabajo de generaciones. Muchos propietarios antiguos tienen verdaderos tesoros de viñas con toda una vida de trabajo. Si ningún descendiente continúa el trabajo, se pierde. También les garantizamos que seguiremos cuidando los viñedos y las vides. Y también saben que en Gil Family Estates tenemos una gran visión de futuro.

Pregunta: Hay muchas cuestiones en juego, empezando por el éxodo rural, que deja a muchas comunidades en España ante un futuro extremadamente incierto. Por otro lado, las "viñas viejas" también tienen sus peculiaridades; aunque se desenvuelven en suelos pobres y con poca agua, por otro lado, el rendimiento también disminuye considerablemente con la edad. También por estas razones se eliminan las viñas viejas para plantar otras jóvenes más productivas.

Respuesta: Pero también hay regiones vitivinícolas con denominación de origen en las que hay que luchar mucho y negociar incluso media hectárea. En algunas de las regiones en las que estamos presentes, será muy difícil seguir creciendo. Por ejemplo, en partes de La Rioja, donde hemos entrado en el mercado, y en la pequeña región de Priorat, en Cataluña. Allí, la inversión supone a veces un precio por hectárea por el que obtendríamos 100 hectáreas en otro lugar.

Pregunta: Gil Family Estates también está en el Montsant, en Cataluña, bordeando con el Priorat, una de mis regiones de D.O. favoritas, y las famosas viñas de garnacha vieja en Calatayud, como vuestro “Ateca”.

Respuesta: Para nosotros también es una baza, sobre todo en el mercado de la exportación. Tenemos una producción manejable en muchas pequeñas regiones con D.O., por lo que también ofrecemos a los conocedores internacionales del vino regiones nuevas y poco conocidas para ellos y vinos de uvas que también son nuevas para ellos. En Estados Unidos, vendemos con mucho éxito un vino de Malvasía. O los vinos de Garnacha de la D.O. Campo de Borja. Los amantes del vino en EE.UU. están mucho más familiarizados con la "garnacha", su homóloga de Francia. Sin embargo, los vinos en sí no tienen nada en común, y menos aun cuando prensamos vinos de la variedad Garnacha Tintorera. Con esto sorprendemos a los amantes del vino y a nuestros clientes. De este modo, nos entusiasma tener clientes curiosos y dispuestos a probar cosas nuevas. En cierto modo, aprenden mientras crecemos como Gil Family Estates y lanzamos nuevos vinos.

Pregunta: También es gracias a las familias de viticultores como Gil Family Estates que las variedades de uva antiguas y las uvas autóctonas se conservan y son más conocidas -y apreciadas- a nivel internacional a través de la distribución y de tiendas gourmet como Colono. Gracias a mi padrastro, fui a bodegas en mi adolescencia y a menudo a la Toscana; mientras tanto, él siempre está al día de lo que ocurre en España, especialmente en el sector del vino ecológico y natural. Y además de los tintos, le entusiasman los Rías Baixas de Galicia, que también tienes en Gil Family Estates...

Respuesta: ... Lo más importante es probablemente el conocimiento de la tierra y el suelo donde se plantan las vides. Porque hay innumerables cosas que pueden y van a salir mal si se plantan vides no locales que no se adaptan a las condiciones. ¿Son resistentes al clima y al calor? ¿Madurará la fruta de forma ideal en estas condiciones? En Gil Family Estates, nos preocupamos de cultivar las variedades donde han sido autóctonas durante décadas y siglos. Para elaborar con ellas nuestros vinos.

Pregunta: ¿En qué medida ha avanzado la conversión a la viticultura ecológica en Gil Family Estates? Un punto clave que ya ha mencionado, especialmente en el seco sur de España y en el centro, es la eliminación del riego artificial. Y el proceso de conversión suele durar años. Al mismo tiempo, hay un cambio en lo que quieren los amantes del vino, que prefieren cada vez más la producción ecológica.

Respuesta: Desde el principio, y una de nuestras premisas en Gil Family Estates es ser cada vez más sostenibles, en toda la producción. Otro reto es el cambio climático. Cuando Miguel Gil recuerda las vendimias con su abuelo, solían ser en octubre, pero ahora las empezamos siempre a finales de agosto en Jumilla. Además, nuestros viñedos y parcelas vitícolas están en zonas donde las vides tienen que soportar un fuerte estrés hidrológico. Al mismo tiempo, las regiones vinícolas son también aquellas en las que los vinos suelen tener una graduación alcohólica comparativamente alta; el sol, más calor y las olas de calor en suelos pobres propician esta concentración. Por ello, vemos que el mercado se dirige cada vez menos a estos vinos tan potentes. Por lo tanto, es esencial vigilar de cerca las uvas y su proceso de maduración. Para mantener el grado alcohólico, cada vez más alto debido al cambio climático, dentro de lo posible.

Pregunta: Suelo ir a contracorriente del mercado, me gustan los tintos "pesados", como el Priorat y el Montsant, y los vinos a partir del 16 por ciento de volumen, en el caso del Priorat también nada en contra del 17...

Respuesta: (risas) Aunque en Jumilla, por ejemplo, intentamos que este valor sea bajo, nuestros vinos de aquí suelen tener un 15 por ciento. En Calatayud es lo mismo. Pero hay que tener cuidado porque estos vinos tintos tienen muy pronto un 18 o más por ciento. Si están hechos de forma excelente, apenas se notan.

Pregunta: El cambio climático también se está dejando notar en la viticultura de otros lugares de España. Por ejemplo, los viñedos y parcelas de La Rioja alavesa [LINK: Ostatu] se extienden ya a más de 800 metros sobre el nivel del mar, algo impensable hace dos o tres décadas.

Respuesta: Nuestras zonas vitivinícolas más altas están en La Mancha castellana, a más de 1000 metros sobre el nivel del mar. De las 1400-1500 hectáreas que tenemos en total en España, las más altas están en los alrededores de Almansa, en la meseta central española. Nuestros viñedos más bajos están en el Montsant, una región extremadamente montañosa y escarpada cerca de la costa del mar Mediterráneo, donde nos encontramos a unos 750-800 metros sobre el nivel del mar. Casi la mitad de nuestros viñedos se encuentran aquí, en Jumilla. Aunque 1500 hectáreas no es una superficie pequeña, y también hay que tener en cuenta que tenemos una producción muy manejable y pequeña, en parte para nuestros vinos de alta gama. Si tomamos nuestros viñedos con las cepas más viejas, la producción máxima no supera las 6000 botellas al año. Y esto también depende del año vinícola. Sólo si ha sido un año vinícola excelente, producimos el vino y lo embotellamos. En caso contrario, también dejamos de hacerlo durante uno, dos o más años. Simplemente, la calidad debe ser máxima.

Pregunta: ¿Cómo fue el año vitivinícola 2021 para Gil Family Estates? ¿Y especialmente en Jumilla, donde hubo una inmensa sequía hasta finales de marzo? Ahora, por fin, ha llovido, y lo suficiente.

Respuesta: Sí, afortunadamente ha llovido por fin. Mientras que nuestro clima aquí en Murcia es un clima desértico, o al menos semiárido. Y tenemos fenómenos meteorológicos extremos, con lluvias torrenciales masivas que traen inundaciones y deslaves. Además, granizo, incluso en verano, y tormentas, no es un clima fácil para el vino. Como he dicho, la escasez de lluvias en general no es el mayor problema para las viñas viejas. Es mucho peor si la lluvia cae en el momento equivocado, antes de la cosecha, y con demasiada intensidad. Entonces puede ocurrir que perdamos una cosecha en horas. En cuanto a la cosecha de 2021 en Jumilla, llegamos a tiempo con la cosecha, y fue un año muy bueno. De lo contrario, puede ocurrir que nuestra vendimia en el noroeste, en Galicia, haya sido excelente, mientras que en otras regiones las vendimias no sean óptimas, y viceversa. En general, 2021 ha sido un año muy bueno, sin fenómenos meteorológicos extremos ni lluvias intensas, sólo en Montsant y Can Blau las lluvias intensas se adelantaron un poco el año pasado. Los vinos jóvenes han salido bastante bien, pero todavía hay que esperar a ver cómo evolucionan después de cinco años.

Pregunta: En algunas regiones vitivinícolas de España, las vides y las uvas se protegen del exceso de luz solar con parasoles, por ejemplo, en Extremadura. ¿Es ésta también la práctica de las fincas de la familia Gil en algunos lugares?

Respuesta: Que yo sepa, la protección solar de la uva es especialmente importante para los vinos blancos en algunas regiones españolas, y no tanto para los tintos. Y nosotros, en Gil Family Estates, estamos mucho más especializados en los vinos tintos, que suponen casi el 80% de nuestra producción total, en las regiones vinícolas cálidas y con mucho sol. Así que las velas solares no han sido un problema para nosotros hasta ahora. Las uvas tienen un proceso de maduración más largo y soportan mucho mejor la luz del sol.

Pregunta: Pero también tienen vinos blancos, como el Moscatel de Jumilla, una uva que se utiliza más bien para vinos dulces y semidulces en España, a diferencia de lo que ocurre en Austria o Europa Central. Mientras que estos son más bien afrutados, y también tienen su acidez.

Respuesta: Sí, a diferencia de muchos de los vinos de postre de Moscatel en España, nuestro vino blanco Juan Gil Mocatel es diferente, lo que también se debe a la variedad de uva, es una uva Moscatel más afrutada que también tiene más acidez. Hemos experimentado mucho con variedades de uva blanca que pueden crecer en nuestra región de Jumilla, y que además sirven de base para excelentes vinos blancos. Nuestro principal problema al experimentar con otras uvas blancas, como la Macabeo, era que la acidez era demasiado baja. Esto también significaba que la vida útil de los vinos era demasiado baja. En el pasado, los vinos blancos de Jumilla debían consumirse rápidamente; rara vez duraban más que el verano siguiente a la vendimia. Para nuestro Moscatel, enfriamos las uvas hasta casi el punto de congelación inmediatamente después de la cosecha, y el vino se fermenta en frío. Y eso también inmediatamente después de la cosecha. El vino te engaña un poco, muy floral-frutal en el aroma, en la nariz. Pero en boca es muy fresco, ligeramente amargo, mineral. Como vino de acompañamiento, servimos nuestro Moscatel aquí en la bodega en las catas con platos que normalmente no se maridan con vinos blancos, como la Mojama, que es el atún curado y secado al aire, que va perfectamente, con almendras saladas. También es excelente con espárragos blancos, aunque estén fuera de temporada. Y las verduras a la parrilla, un vino blanco ideal para el inicio de la temporada de barbacoas. Hay que abandonar definitivamente el prejuicio contra el Moscatel español de que siempre es dulce. Nuestro Moscatel no tiene ni dos gramos de azúcar, lo que es prácticamente nada.

Pregunta: Uno de los "clásicos" de Gil Family Estates es el Juan Gil Plata, que desde hace tiempo se produce de forma puramente ecológica. A partir de una uva que aún no se conoce apenas en Austria y Alemania, pero que tiene sus cualidades: Monastrell.

Respuesta: Siempre es difícil decir si esta variedad de uva es autóctona de Jumilla y Murcia. En todas las regiones vitícolas del mundo hay cepas que tienen gran parte de la genética en común, aunque no sean genéticamente idénticas. Nuestra Monastrell aquí, la mourvèdre en Francia, la mataró en Australia están relacionadas. Pero a lo largo de los muchos años que se han cultivado por separado en diferentes regiones, también se han adaptado. Y han desarrollado sus propias cualidades. La forma de cultivar estas cepas también es diferente según la región. Además, hubo plagas, como la filoxera, que destruyeron las vides de regiones enteras. En España, la Monastrell es la tercera cepa más cultivada, después del tempranillo y la garnacha. Y no sólo se cultiva en el suroeste de España, desde Alicante hacia el sur hasta Murcia, sino también en La Mancha. En nuestra región, casi el 80-90% de las uvas de vino tinto son Monastrell. Tenemos nuestro propio laboratorio en invernadero donde cultivamos los plantones cuando se trata de plantar nuevas parcelas o renovar las viñas viejas. Sólo así podemos estar seguros de que nuestras vides pueden hacer frente a las condiciones climáticas. En nuestras fincas, sólo plantamos vides genéticamente idénticas y típicas de la zona. Tampoco mezclamos la genética de los clones de los esquejes. Aquí en Jumilla se intentó plantar plantones de vid francesa más rentables, pero necesitan más agua, por lo que en los primeros años murieron más del 40% de las vides plantadas. Para nosotros era y es un principio básico conservar las viejas cepas de Monastrell aquí, y en su genética, aunque el rendimiento sea menor. Nuestra variedad típica de Monastrell aquí tiene racimos muy pequeños, pero con pomelos pequeños y muy juntos, una piel gruesa, que también beneficia el color fuerte, y semillas relativamente pequeñas. Aparte del color, esto también tiene la ventaja de que se evapora muy poca agua de la pequeña superficie. Las uvas tienen un alto contenido de azúcar, lo que, como ya se ha mencionado, también se refleja en el contenido de alcohol de los vinos de Jumilla; con suerte, se mantendrá en un 15 o 15,5 por ciento (risas). Pregunta: También conozco su vino de La Mancha, Almansa, la "Atalaya del Camino", como se llaman las atalayas de la época árabe. Aquí también, además de la Garnacha Tintorera, hay una pequeña parte, de aproximadamente un 15% de Monastrell...

Pregunta: ¿Y qué regiones vitivinícolas tiene en el punto de mira la familia Gil para seguir expandiéndose, si se puede saber? ¿En España, donde estáis presentes con Gil Family Estates en diez regiones con D.O., y por qué no, a nivel internacional? Para lo primero, sí que me parece interesante Toro, cerca de Zamora, aunque me han dicho a nivel local que inversores y empresas chinas están comprando bodegas aquí...

Respuesta: Siempre hemos pensado en mirar más allá de las fronteras españolas. Así, Chile era y es un país en el que definitivamente nos interesa estar presentes. También hay oportunidades muy interesantes para Gil Family Estates en Estados Unidos. Pero tal y como se está configurando la situación económica tras los años de la pandemia, ahora eclipsada por la guerra de Ucrania, lo más importante es concentrarse ante todo en nuestros territorios y fincas españolas. Debemos seguir profesionalizando y optimizando nuestra producción en las distintas regiones, en paralelo a las iniciativas de sostenibilidad. El hecho de que todos nuestros vinos se produzcan de forma ecológica es ya un proyecto muy ambicioso. El objetivo es ofrecer sólo vinos ecológicos dentro de tres años, a partir de 2022. Es un esfuerzo burocrático considerable con la certificación, pero también en el campo, en el viñedo, en la parcela donde crecen las vides. Otro pilar que estamos consolidando es el de ser 100% autosuficientes energéticamente y no depender de la red eléctrica y del mercado. Ahora tenemos tres bodegas que están completamente fuera de la red. Entre ellas está Can Blau, en Montsant, una de las primeras bodegas energéticamente autosuficientes de España. Morca en Campo de Borja, y parte de nuestra producción de Juan Gil en Jumilla. En el futuro, todas nuestras fincas deberían ser capaces de funcionar con la energía que producen ellas mismas, y ya no necesitarán la electricidad de la red. En Jumilla, también queremos seguir una política de "residuos cero". Por un lado, aprovechamos todo lo que sobra de la vendimia y, tras la poda de las viñas, hacemos humus con él, que es abono para nuestras propias viñas y jardines. Y al mismo tiempo, también queremos mantener nuestra huella de carbono lo más baja posible. Uno de los puntos para ello es, por ejemplo, reducir el peso de las botellas, que luego, por supuesto, juega un papel importante en el transporte. Y también simplifica el reciclaje de las botellas. Además, todos nuestros vinos son veganos, no trabajamos con ninguna gelatina, ningún producto animal. Se trata de proyectos muy laboriosos, ambiciosos, lo que también se nota en los costes. Es mucho compromiso, y son muchos recursos de nuestro trabajo los que gastamos en ello. Pero estamos convencidos de que no hay otro futuro para la viticultura y la producción de vino. Por cierto, también estamos empezando a trabajar precisamente en vinos espumosos, espumosos y cavas, un campo muy interesante, y de la región de Toro. Así que no todas las bodegas de allí están en manos de los chinos (risas). Al mismo tiempo, también queremos sacar al mercado vinos ligeros con menor graduación, que también es un campo de futuro. En eso estamos trabajando en La Rioja, en torno a la línea de Rosario Vera. Rosario fue la que impulsó con fuerza los proyectos familiares, era la matriarca de la familia, y en cierto modo fue el "pegamento" que mantuvo unida a la familia en esta etapa, por eso este vino lleva su nombre. Honoro Vera, por su parte, fue el padre de Miguel Gil, él también tiene un vino tinto con su nombre que es muy conocido en España y a nivel internacional.

Pregunta: La conciencia del consumidor está cambiando, y lo "orgánico" y lo "ecológico" se han ido anclando en casi todos los ámbitos. Esperemos que la actual situación mundial, con guerras, crisis, altos precios de la energía e inflación, no reduzca la economía doméstica de las familias hasta el punto de obligarlas a elegir productos convencionales.

Respuesta: Para nosotros, es la forma natural en que queremos hacer el vino. Hacemos vinos ecológicos y nos hemos ido convirtiendo poco a poco durante muchos años. No lo anunciamos específicamente ni hacemos mucho ruido al respecto. Más bien queremos que nuestros clientes sepan que producimos de forma ecológica y sostenible. Y eso es todo. Este año, nuestro Juan Gil Etiqueta Amarillo sale como vino ecológico, de lo que estamos muy orgullosos. Esperamos que nuestros clientes lo aprecien. Lo ecológico no tiene por qué costar más, ser más caro. Debería ser simplemente normal.

Pregunta: Los nombres de los vinos de Gil Family Estates son más o menos el árbol genealógico; ya habíamos mencionado Honoro y Rosario Vera...

Respuesta: Juan Gil siempre fue el nombre del padre, el nombre que se transmitió al primogénito de los hijos, como es habitual en la mayoría de las familias españolas. Así que hay un Juan Gil en cada generación, siete hasta ahora. Honoro fue el abuelo de la generación actual, Miguel Gil Vera y Ángel Gil Vera. La parte Gil de la familia está firmemente arraigada en Jumilla, los Veras en La Rioja. Si quieres un árbol genealógico, creo que mi colega lo tiene, porque en 2016 se celebró el centenario de la familia.

Pregunta: ¿Y cómo acabaste en Jumilla y con el vino de la Familia Gil Estates?

Respuesta: (risas) esa es una pregunta casi tan difícil. Mi apellido Dugnol es claramente francés, mi madre es de Borgoña. Pero yo nací en Madrid, hace 33 años. Mis padres decidieron trasladarse a la provincia andaluza de Jaén porque mi abuelo paterno tenía una casa y unas tierras allí. Mis padres eran biólogos, y simplemente anhelaban algo de naturaleza, frente a la metrópoli de Madrid con sus millones de habitantes. Luego estudié en Jaén, turismo y filología inglesa, y cuando llegó el momento de las primeras prácticas, mientras seguía estudiando, supe que no quería aspirar a una cátedra, sino a los negocios. Me interesaba especialmente la industria de la exportación. Durante unos años trabajé en el sector del aceite de oliva, en Castillo de Canena. Mi compañero de vida llevaba tiempo trabajando en Jumilla y decidimos vivir aquí, y yo ya trabajaba en una bodega, pero Juan Gil me atraía más. No sólo eso, también compraba los vinos aquí. Para mí, Juan Gil siempre fue un referente de calidad. Y llegó el momento en que me llamaron y me contrataron (risas). El negocio del vino es simplemente un campo en el que estás en un proceso de aprendizaje permanente, y eso es algo esencial para mí y mi profesión. No puedo hacer lo mismo todos los días. También veía a mis padres, día tras día, escribir textos científicos en el ordenador. Yo quería hacer algo diferente. Ver cosas nuevas y seguir aprendiendo.

Pregunta: Ha mencionado varias veces el tema de las exportaciones. ¿Cómo se distribuyen las ventas de Juan Gil Family Estates, ya que tienen un peso considerable en la gastronomía y la hostelería española, y también se pueden encontrar en supermercados bien surtidos, además, por supuesto, de vinotecas y tiendas gourmet?

Respuesta: Nuestro foco, nuestra vocación, son claramente los mercados de exportación, y esa es también la razón por la que estamos posicionados como lo estamos hoy. El principal mercado es Estados Unidos, pero ya en segundo lugar está España, con su mercado interno. También son muy importantes para nosotros Canadá y Alemania, donde somos fuertes con marcas individuales desde hace tiempo. Nuestro público objetivo también se guía por el hecho de que nuestros clientes pueden saber sencillamente que están recibiendo un vino excelente por el precio que pagan. El mismo pensamiento nos guía cuando lanzamos una nueva añada o una nueva línea, simplemente debe encajar en este esquema. Vinos excelentes, para todos los bolsillos. Y al mismo tiempo satisfacer la curiosidad de los amantes del vino, con variedades de uva, regiones y cuvées. Los que simplemente quieran probar una Garnacha Tintorera ahora no tienen que ir inmediatamente a por las botellas premium de 30 y más euros, pueden simplemente probar las nuestras, que también están disponibles por menos de diez euros. Y ver si les gusta esta uva.

Pregunta: ¿En qué medida afecta la guerra de Ucrania al mercado del vino y a Gil Family Estates?

Respuesta: Rusia y Ucrania son y fueron mercados interesantes e importantes para nosotros. También tenemos clientes en Bielorrusia, pero aún más notamos la inseguridad en la región, con grandes mercados importantes como Polonia, pero también los países bálticos. Las exportaciones están cayendo, la gente tiene miedo, está ahorrando en productos de lujo, como los vinos. Por otro lado, los precios de la electricidad, el combustible y el transporte suben y suben, así como otros productos y piezas necesarias para la viticultura y la producción de vino. Estamos preocupados y esperamos que la guerra y la crisis duren poco. Ante todo, por las personas afectadas y la población civil. En cuanto a nuestro negocio, tenemos la suerte de estar muy diversificados, tanto en términos de producción como de mercados.

Biografía:

María Dugnol (33 años), madrileña con raíces familiares en Borgoña (Francia), es la responsable de mercados internacionales de Gil Family Estates en Jumilla (Murcia).

COMPARTIR: